Arte

Gabriel de la Mora, arte con calaveras, cabello y suelas de zapato

1467383_673279589378595_547639918_n

La carrera que estudiamos no define quienes seremos ni siquiera a lo que nos dedicaremos en la vida, aunque en el caso de Gabriel de la Mora lo que estudió primero está de cierta forma relacionado con su ocupación actual, es un ejemplo de esto. Estudió arquitectura y la ejerció durante cinco años, cuando su padre fallece y habla con amigos de este se entera de que había sido sacerdote hasta poco antes de nacer él, esto le despierta un hambre de identidad que lo empuja a querer dedicarse al arte, Se va a Nueva York, realiza una maestría en arte y desde entonces su vida gira en torno al arte visual.

memoria-i-detalle-2007
Fuente artepedrodacruz

Su visión se basa mucho en la idea de utilizar cosas que tuvieron algún otro propósito para concebir sus obras, “me gusta manejar conceptos, me gusta manejar la información. Me llama la atención como todo en este mundo está construido para formar una función…”. Uno de sus trabajos más interesantes es Memoria I, una especie de retrato familiar conformado por las calaveras de miembros de su familia, no las reales por supuesto pero si copias de estas de tamaño natural y basadas en tomografías que fueron acomodadas de acuerdo a la altura de a quien le pertenecía cada una. Tanto fue su interés por este trabajo que incluso mando exhumar los cadáveres de su hermana menor y de su padre para que estuvieran presentes en el peculiar retrato.

También le gusta realizar obras utilizando objetos que muchos no imaginarían que pueden ser usados para un proyecto de arte; cuando empezó a perder el pelo inició su fascinación con este como herramienta artística y ha llegado a crear dibujos con cabello y utilizarlo como elemento en obras más abstractas.

Lejos de concentrarse en una sola disciplina, Gabriel ha experimentado con diversas técnicas artísticas, algunas más curiosas que otras, otro de sus trabajos que llaman más la atención es el que realizó con suelas de zapato gastadas. Además de recolectar las suelas las clasificó y acomodó para exponerlas, un trabajo que pretende hacernos reflexionar sobre la historia de estos objetos, como él lo ha dicho: “el arte ni se crea ni se destruye, solo se transforma… algo que al acabar de cumplir su función y se convierte en desecho deja toda una cantidad de información”.

Poco convencional, poco conocido en su país pero sin duda Gabriel de la Mora es un artista cuyo trabajo vale la pena conocer.



//

 

Comentarios

comments

Etiquetas