Curiosidades

Cómo encontrar al Roomie Ideal, 9 consejos útiles para serlo y hallarlo

roomie_Main

Si ya estás en tu 20’s y ya tienes trabajo, ya es hora de Independizarse, o al menos ya deberías pensar en hacerlo.

Sí, seguramente vivir con tus papis sea lo más cómodo del mundo, no pagas renta, tu mami será como tu empleada doméstica (alias cha-cha) te cocina, te lavará la ropa y la planchará, y/o lleve a la tintorería aquella que necesite este servicio; además, te limpia la habitación, seguramente hasta tiende tu cama y levanta tu desorden, y además cualquier capricho que desees te lo cumplirá. Y posiblemente tu papá te siga dando aventón al trabajo como lo hacía cuando te llevaba a la escuela, te complete para tu lunch o tus pasajes, ayude a tu mamá a limpiar la casa, y siga trayendo el gasto para mantener a 3 personas (o más si es que tienes hermanos menores) y te de la bendición antes de salir.

No bueno… ¡Mejor que cualquier Hotel 5 estrellas!

Pero no la Chi… fles que es cantada. Ya estás encima de tus 20’s, ya puedes valerte por tus propios medios, ya eres mayor de edad y en teoría un adulto. Y si ya tienes un trabajo con mayores razones.

Y sí, estoy seguro que tus papás te aman y también quieren su espacio y ya estan cansados de mantenerte les dolerá que te vayas del nido y tampoco dudo que te ayuden cuando necesites ayuda y viceversa. Pero es un paso que si no has hecho, deberías empezar a darlo por tu bien, y el de tus papás. ¡Uy! y si estás en esta situación casi a los 30’s… ¿cómo te explico? :S

Y sí, estoy consciente que pagar una renta en CDMX con el rango salarial que tiene México, más los gastos de mantenimiento, más tus necesidades, más tus gustos, más otros gastos y más gastos y más gastos, hace que la mayoría de las veces no sea posible que termines viviendo solo en un departamento y por tu cuenta.

Para eso existen la opción de los Roomies. Un roomie puede no solo sirve para compartir gastos y espacios en común y llevar un estilo de vida más independiente, dependiendo de como te lleves con ellos puede ser un martirio o quizás hasta termines considerándolo más como un hermano y como parte de tu familia, que como un compañero o amigo más. Es por eso que te dejamos:

Consejos y Reglas para elegir al Roomie Ideal.

 

1. Determina que quieres en un Roomie

Para empezar es muy importante conocer cuales son tus límites, tienes que ser muy honesto en que puedes aguantar y que no. ¿Qué es lo que buscas en un roomie? un desconocido que solo ayude a solventar los gastos de la renta, servicios aunque no socialices mucho con el/ella, o quizás prefieras alguien con quién compartir no solo el espacio sino además tu estilo de vida, ser confidentes, alguien tan loco como tú, que se lleven como familia. ¿qué es lo que buscas?

2. Primero Conócelo y conócelo bien.

No meterías a cualquier persona a vivir a tu casa, ¿o sí?.  Tal cual, como si fueras a una entrevista de trabajo si tu buscas un roomie entrevístalo, puede ser o no en el departamento para que conozca el espacio, podrás ver algunas actitudes en este tipo de entrevistas, no te quedes con dudas y pregunta cualquier inquietud que tengas, ¿por qué quiere estar ahí? ¿dónde y desde hace cuanto trabaja? ¿cuánto gana? ¿cuánto puede aportar al mes?, ¿Qué espera de ti y del espacio que habitarán? ¿qué hábitos tiene? conforme se da la entrevista detectarás si hay química y si podrían convivir sanamente.

3. Pide referencias

Y aunque se de bien la química, no está de más que te dé 2 a 4   recomendaciones, pero no de su Amigo Juancho al que no ve desde al primaria, Y tampoco de su tía Jimenita… De preferencia compañeros de trabajo, ex-roomies, Jefes o amigos realmente cercanos. Solicita números de Teléfono (fijo de preferencia) o cartas de recomendación. Todo esto para verificar que realmente sea confiable y que la gente pueda hablar bien de el/ella.

4. La química es Importante

Sobre todo si tu intención, además de cubrir los gastos, es tener un confidente o con quién llevarte bien y confiar 24/7, si ves que hay mucha tensión en el ambiente durante el proceso de entrevista y eso te incomoda, seguramente te incomodará siempre. Notarás que tan bien o mal se llevan al momento de conocerse y por lo general esa química tiende a mejorar haciendo el ambiente más ameno.

5. Pero no para tanto…

Pero Cuidado, mucha Química también puede ser contraproducente, imagina que te llevas tan bien con tu roomie y se tienen tanta confianza que de la noche a la mañana uno de los dos empieza a romper los acuerdos, las reglas, deja de pagar, y se siente tan cómodo como si estuviera en casa de sus padres, por eso no es conveniente muchas veces rentar con amigos y más si son manipuladores y “convenencieros”. O que tal que te enamores de tu roomie… y digamos que las cosas se dan, pasarían de ser roomies a ser pareja, y puede que todo este chido y color de rosa hasta que nuevamente alguno de los dos rompa el contrato y las reglas y el otro deban absorber los gastos y peor aún si dicha relación terminara en malos términos… ¡VIVIRÍAS CON TU EX! y no dudes que el ambiente sea tan tenso que podrías rebanarlo con un cuchillo.

6. Todo por escrito es mejor.

Una vez que estés seguro de haber encontrado un buen candidato recuerda que “papelito habla”. Firmen un contrato. En este deberás especificar cuanto aportará cada quién o que gastos cubrirá cada quién, las fechas de liquidación de estos, quién administrará el dinero, los términos y condiciones del uso del departamento, etc. Todo aquello que garantice y obligue a ambas partes a cumplir y en dado caso que alguno no lo cumpla, pues tendrás un recurso legal que te ampara.

7. Reglas y Tareas.

No, ya no tendrás a mami que limpie la casa por ti. Así que acuerden reglas de la casa, como por ejemplo, ¿Se permiten las visitas? ¿Quién cocina y quién lava los platos? ¿Se puede Fumar? ¿se permiten mascotas? ¿Se pueden tener fiestas? ¿qué debe haber en cada lugar? (Ej. leche en el refri y la pasta de dientes del baño siempre cerrada) y también distribuyan las tareas, Quien barre y que días, quien trapea y que días, A quién le toca sacar la basura o ir a pagar el recibo del internet. estas reglas podrían estar por escrito, pero no es necesario. Lo importante es que se cumplan.

8. Respeta y hazte respetar.

No hagas lo que no quieres que te hagan y no permitas que te hagan lo que tu no harías. Si tu Roomie acostumbra a ver la Tele a las 3am. a todo volumen y eso te molesta, no lavó los platos, se tarda más de 1 hora en el baño, se pasea en calzones por la casa, trajo basura con el pretexto de hacerlas artículos decorativos y llevan ahí meses, o si mete a desconocidxs diferentes cada semana a su cuarto y sospechas que algo falta; no lo pienses 2 veces hazlo saber a tu roomie de inmediato. La sana convivencia siempre debe imperar.

9. Y si no se cumplen los acuerdos… ¡ADIÓS!

No tienes porque tolerar a personas que no sigan las reglas, que te hagan sentir incómodo en tu propia casa o que tengas que absorber gastos de más. Si alguno de los dos incumple es mejor decir hasta aquí.

Todos estos consejos van para ambas partes, tanto para el que busca compartir departamento, como para quién quiere caer de roomie.

Es cierto que habrá siempre cosas que no nos guste de un roomie, pero por ello la comunicación es importante, así como cumplir las reglas y cumplir con tu parte del trato, mientras esto se cumpla convivir con un roomie será la mejor experiencia que tendrás en tu vida independiente.

También te interesará leer: Cómo rentar en la CDMX sin necesidad de un Aval

Comentarios

comments