Curiosidades

En Tailandia el sexo oral también es un trabajo

Imagen: swissinfo.ch
Imagen: swissinfo.ch

Como una forma de sensibilizar a la gente respecto a la manera en que se ve el trabajo sexual, en Chiang Mai, Tailandia, donde en las paredes de ese pueblo se pueden leer grafitis que dicen “El sexo oral también es un trabajo”, existe una organización que ayuda a las trabajadoras sexuales a que tengan seguro social, prima vacacional e incapacidad en caso de necesitarla, porque también existen mujeres que ejercen por voluntad propia, no como víctimas de la trata de personas.

La prostitución siempre ha sido vista por algunas personas como una actividad indecente, en parte, por considerar al sexo como algo vergonzoso o indigno, sin embargo, todas las presentaciones de las relaciones sexuales (incluyendo el sexo oral, por supuesto) son protegidas en Tailandia por una organización que busca la no-estigmatización de este negocio: Empower.

En Tailandia el trabajo sexual es ilegal, por lo que las mujeres que lo realizan por lo general son hostigadas por los policías, además de sufrir otros abusos, es por eso que Empower busca el reconocimiento del gobierno tailandés como una actividad digno y como cualquier otro que es legal, pues hay una parte de la sociedad que lo ejerce por decisión, misma que requiere de los derechos laborales ya mencionados, además de tener la oportunidad de terminar sus estudios.

Education Means Protection Of Women Engaged in Recreation es lo que significa Empower. La organización ya cuenta con su oficina, donde también hay un club nocturno en el que las mujeres que solicitan su ayuda, pueden trabajar libremente, ya que en las calles de Tailandia sufren más abusos por parte de las autoridades al saber que el sexo es su fuente de trabajo. Es, desde 1985, que Empower busca que deje de criminalizarse el negocio sexual cuando las mujeres no son forzadas a realizarlo.

Se cree firmemente que legalizando dicha actividad económica, muchos problemas que lo rodean desaparecerían o disminuiría, como el sexo sin protección, las enfermedades de transición sexual y la trata de personas para explotación sexual que actualmente  trae consecuencias como la muerte de mujeres por abortos mal logrados.

Además de los derechos que las mujeres de Empower luchan por obtener, también han sido víctimas de la burla por la carga social que llevan sobre los hombros, pues el sexo como trabajo no es bien visto por las comunidades conservadoras y en las más populares siempre son motivo de críticas.

Hasta el momento, la organización ha logrado logrado algunos logros como el reconocimiento mismo y las instalaciones con las que cuentan, pero sabe que aún hay mucho por hacer.

En México, en 2014, un grupo de trabajadoras sexuales obtuvieron credenciales que las acreditaban y que les daba el derecho de no ser objeto de burlas con policías que las extorsionaban y agredían tanto física como verbalmente, asimismo se les acreditó como trabajadoras no asalariadas.

Comentarios

comments