Curiosidades

Jóvenes que toman viagra para tener encuentros sexuales

Imagen: netdoctor.co.uk
Imagen: netdoctor.co.uk

La invención del sildenafil (o mejor conocido por su nombre comercial, viagra) parecía la solución a todos los problemas de disfunción eréctil que los hombres mayores pudieran tener, pero con el tiempo aparecieron otros consumidores que lo empezaron a tomar no porque lo necesitaran médicamente, sino porque quieren ser los mejores en la cama: los jóvenes.

Es cierto que hay quienes lo consumen por la vergüenza que significa para ellos desnudarse frente a alguien y puede que el cuerpo no responda como ellos desearían, es decir, hay un miedo a no mantener la erección firme (aún sin saber si lo lograrán o no); incluso los médicos señalan que el cambio constante de pareja sexual es un motivo por el que se toma viagra sin haber consultado a algún experto previamente, pues no se construyó un lazo de confianza previamente.

Pero, para los hombres que no lo necesitan hay una presión básicamente social que dicta que todos los hombres siempre deben “cumplir”, situación que los orilla a consumir descontroladamente este medicamento. El peligro de esta práctica radica en que siempre ha sido una pastilla que sólo puede venderse con receta médica, sin embargo, su bajo costo y la irresponsabilidad tanto del comprador como del vendedor, hacen que cada vez más gente joven lo consuma.

Asimismo, es común que se combine con bebidas alcohólica o en casos más extremos con drogas como cocaína, ya que éstas sustancias provocan impotencia sexual y de alguna manera se busca compensar la ausencia de la erección: tomando viagra, lo que significa un gran riesgo para la salud.

Por si fuera poco, ingerirlo constantemente también puede traer problemas para la salud mental, pues se crea una dependencia: no se alcanza una erección firme si no es con ayuda de la pastilla azul; todo está ligado a la idea de que siempre hay que tener un buen rendimiento: “si no se te para cómo debe de ser, fallaste como hombre”.

El consumo de viagra se vuelve entre la población joven un hábito que muchas veces es recomendado por las mismas amistades, es decir, cuando uno lo utiliza, pasa el consejo a los demás miembros del grupo amistoso. Aunque el promedio de edad es de 25 a 35 años, según datos de la industria farmacéutica, 2 de cada 10 píldoras de sildenafil que se venden sólo en México, son consumidas por personas menores de 20 años.

Si lees esto, consumes o no viagra, es importante que no tomes a la ligera este medicamento, pues traerá complicaciones a tu salud; lo mejor es consultar a un médico, que siempre escuchará tu situación y te ofrecerá una solución a tus necesidades, pues es un daño que corres si no estás bien informado.

Comentarios

comments