Curiosidades

Miles de mujeres mueren para producir el té que tomamos comúnmente

tea-time22

Lo que es una taza de té para nosotros, es un riesgo para la vida de muchas mujeres.

El té es saludable para quien lo consume además de sabroso, y sobre todo en la época de frío que ya se acerca es muy agradable preparar una taza en la tarde o en la noche para calentarnos, solo tenemos que abrir la bolsita que contiene las hierbas, calentarla en agua y luego de unos minutos lo podemos disfrutar. Pero así como todos los productos que consumimos, el té tiene una historia y un largo camino desde que se cosecha hasta que llega a tus manos, lamentablemente ese camino conlleva la muerte de miles de mujeres.

Del otro lado del mundo, en la India, se encuentra la región de Assam, uno de los sitios que más té producen en todo el mundo gracias a la gran cantidad de árboles de té que ahí se encuentran, de ese lugar surge la primera gran compañía comercial de este producto en las primeras décadas del siglo XIX, cuando la India era una colonia del imperio británico. Desde aquellos tiempos la gran demanda de té requirió que muchos trabajadores indios se dedicaran a la cosecha de las hierbas pero por las características del trabajo lo hacían en condiciones nefastas y con un gran porcentaje de defunciones, casi doscientos años después y esta situación continúa con tal de que algunas marcas de té que se consumen en México y todo el mundo se abastezcan de sus recursos.

La mayoría de los trabajadores que se dedican a recolectar las hierbas para el té que consumimos diariamente, son mujeres y son las que corren más riesgo de fallecer en su labor, la causa principal de esto es la anemia, condición que sufren sobre todo las mujeres embarazadas y a la que se exponen por las muchas horas que dura su jornada que puede llegar  a ser de nueve horas y al poco dinero con el que se les paga, con lo que no se pueden dar el lujo de comprar mucho alimento, además la baja calidad de los servicios de salud en esa parte del mundo no es la más adecuada para atenderlas cuando lo necesitan.

No es que esta situación sea culpa de todas las personas que alguna vez han tomado una taza de té pero para que se solucione, el primer paso es estar consciente de que miles de mujeres mueren al año para que nosotros podamos consumir ese producto.



//

Comentarios

comments