Curiosidades

Qué ocurre en tu cuerpo cuando te enamoras

Imagen: soyouregettingmarried.com
Imagen: soyouregettingmarried.com

Cuando se acerca los nervios te traicionan, sientes mariposas en el estómago, te toca una mano y sientes que tu cara es un jitomate. Sí, enamorarse puede ser el sentimiento más bello por el que pasamos en la vida, pero más que física, el amor es pura química dentro de nosotros.

Por eso hoy nos preguntamos ¿qué sucede en el cuerpo cuando te enamoras? Todo está en tu cabeza, específicamente en el cerebro, que segrega varias hormonas responsables de hacernos sentir en las nubes. Hay tres etapas por las que el cuerpo pasa cuando te enamoras:

La primera etapa inicia cuando conoces a esa persona, que te provoca emoción al verla, es lo más cercana al amor romántico en el que se involucran la testosterona (en los hombres) y los estrógenos (en las mujeres), poco a poco estas nos atraen y comenzamos a fijarnos en su cara, sus ojos, características que nos atraen en específico como su barba, su rariz o su cabello.

La segunda etapa se caracteriza por la euforia, aquí ya no sólo nos gusta sino que nos ponemos de buenas, tenemos su imagen todo el tiempo en la mente: al pensar, al soñar, al comer, correr, barrer, ¡todo el tiempo! pero también nos ponemos tristes o de malas cuando nos rechazan. En ambos casos podemos perder el apetito, nos distraemos con facilidad por pensar sólo en él o ella, nos sudan las manos cuando está cerca y todo, gracias a cuatro sustancias que expulsa el cerebro:

  • Dopamina: que nos da una sensación de placer; también aparece cuando comemos o tenemos relaciones sexuales.
  • Feniletilamina: estimula el sentimiento de sentirse tranquilo y somnoliento.
  • Norepinefrina: ligada al deseo sexual y por lo tanto a que tu corazón lata más rápido.
  • Oxitocina: esta es quien no da la sensasión de las mariposas en la panza, aunque tiene un motivo: al hacer que sintamos emoción y estrés, los vasos se contraen al rededor del estómago.

En la tercera etapa, ya que el cerebro te ha dado los químicos anteriores, te dota de oxitocina y basoprecina, dos hormonas relacionadas al cariño duradero. Porque el amor romántico no dura toda la vida, pero sí sucede con el cariño entre dos personas que han pasado un buen rato juntas.

Cabe mencionar que el amor romántico, el cariño y el deseo no llegan en ese orden, ya que puedes sentir deseo sexual por alguien pero no quererlo, o puedes querer a tu amigo sin que estés enamorad@ de él o sin querer que vayan a la cama.

La manera en que cada cultura ve a este sentimiento varía, lo que no quiere decir que todo el amor sea química, pero tiene otras ventajas como estar en un buen momento para desarrollar nuestra creatividad (¿apoco no has escrito su nombre hasta en el polvo de los muebles?); es posible que tengas más seguridad ante la vida, aunque en frente de esa persona te sientas de lo más torpe; a la vez, tu mirada suele tener un brillo mayor, consecuencia de toda la mezcla de sustancias que ya vimos que pasan por tu cerebro.

Ahora que ya sabemos cómo se maneja el amor, podemos dejar de culpar a Cupido y reclamarle o agradecerle al cerebro lo que nos sucede, porque más que cuento de hadas, gran parte de este sentimiento es pura ciencia.

Comentarios

comments