Fitness

Vigorexia: Cuando ejercitarse se vuelve una obsesión

vigorexia

Se trata de un trastorno físico y alimenticio también conocido como Complejo de Adonis, anorexia invertida o dismorfia muscular.

Toda cosa en exceso es mala, incluso aquellas que son saludables, cualquierl tipo de actividad física es buena, desde caminar una hora diaria hasta practicar profesionalmente un deporte, pero así como puede suceder con cosas nada saludables como el alcohol o las drogas, excederse en el ejercicio también puede ser dañino para la salud.

La obsesión por tener cierto tipo de cuerpo puede llevar a las personas (comúnmente sucede más con los hombres) a ejercitarse obsesivamente, aunque la vigorexia no es considerada una enfermedad por la comunidad médica si se piensa en ella como una variante de la anorexia, provoca que alguien, sin importar la cantidad de músculo que tenga, se siga considerando delgado y pase horas haciendo ejercicio y consuma productos como anabólicos u hormonas para seguir aumentando de tamaño, lo que además de afectar su apariencia física puede provocar lesiones, cansancio y fatiga muscular.

Por lo general si la meta es tener un buen cuerpo, un entrenador profesional recomendará una hora de ejercicio al día, alguien que sufra de vigorexia pasará varias horas diarias en el gimnasio alejándose de otras actividades diarias incluido su trabajo e incluso de sus relaciones personales, también modificará sus hábitos alimenticios dejando de consumir por completo cualquier tipo de grasas y comiendo compulsivamente cualquier alimento que sea rico en proteínas y carbohidratos sin pensar en llevar una dieta balanceada, además son propensos a consumir esteroides anabolizantes y otras drogas que aumentarán su masa corporal.

La vigorexia es causada por problemas físicos y emocionales que llevan a la persona a querer tener una gran cantidad de músculos pero no necesariamente significa que tenga algún padecimiento psicológico que deba ser tratado por un especialista, en algunos casos es posible, pero es algo que puede ser resuelto igual que algunas adicciones, primero quien sufre de vigorexia debe admitir que es un problema y luego con ayuda de amigos y familiares ir abandonando poco a poco el ejercicio y el uso de sustancias dañinas.

 

 


También te interesará leer:

Comentarios

comments

Agregar comentario

Haz clic aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *