Mascotas

15 cosas que estresan a tu perro y cómo resolverlas

Imagen: animalfair.com
Imagen: animalfair.com

Hasta hace algunos años no era muy común escuchar que los perros podían sufrir de estrés, sin embargo, sí sucede y puede traer consecuencias graves para su salud; por tal motivo es importante que no expongas a tu mascota a ciertas situaciones. Si esas circunstancias no se pueden controlar, puedes educar a tu perro para responder de manera adecuada ante aquello que lo altera, pero primero veamos cuáles son las posibles razones por las que puede padecer estrés.




Miedo a los cohetes

Afortunadamente y gracias a las redes sociales, se ha tratado de concientizar sobre la quema de cohetes que, además de levantar los niveles de esmog y basura en las calles, nuestras mascotas sufren ataques de pánico (tal vez has visto que cuando explota uno tu perro huye bajo la cama o corre a su casa), pues es un ruido inesperado y estridente.

Aunque no hay una manera de controlar que la gente no queme cohetes, el estrés de tu perro puede disminuir si le haces compañía y hablas con él para que se sienta protegido. Una manera de prevenirlo es acostumbrándolo desde cachorro a esos ruidos fuertes y no lo premies para que se calme, pues después relacionará los estallidos con comida.




Por quedarse solos

Hay diversos motivos por los que los perros no pueden acompañar siempre a sus dueños, por lo que deben quedarse en casa; hay algunos que debido a la ansiedad, se la pasan ladrando hasta que su dueño llega o rompe cosas, ya que piensa que fue abandonado.

Para reeducar al perro es necesario que acudas con un especialista en etología canina, quien podrá darle unos ejercicios para que controle la ansiedad cuando se quede solo.

Viajes en coche

Los ruidos de los otros carros, el movimiento, los gritos, el claxon y mareos son sólo algunos de los elementos que causan estrés en un perro que va de viaje o incluso desde antes, pues ya asocia al carro con esas experiencias desagradables.

Para que el perro no piense en el viaje como algo estresante, alguien puede acompañarlo y hablar con él durante el trayecto y tranquilizarlo. Si sufre de mareos, pues acudir con un veterinario para que le recete un medicamento que evite esa sensación.

Visitas al veterinario

Los espacios desconocidos generan estrés y ansiedad en el perro por el simple hecho que no es su casa, además lo asocia con el dolor si ya lo ha visitado antes y le aplicaron vacunas con jeringa o por alguna lesión. En estos casos sí se recomienda premiar al perro cuando se atreva a pasar al consultorio.

En hoteles para perros

En los hoteles caninos hay personal experto en tranquilizar a los perros que sufren ataques de estrés por encontrarse en un lugar que no es su casa, con otros perros desconocidos y la preocupación de no saber dónde están sus dueños. Dejarlo solo a ratos y que conviva con otros animales es la mejor manera de reducir la ansiedad en tu perro.




Tal vez te interese: Hoteles y guarderías para tu mascota.

Ambiente en casa

Si un perro es parte de una familia que constantemente discute, la energía negativa del entorno repercutirá también en el animal. Mudarse o hacer remodelaciones también son situaciones de estrés, tanto para los humanos como para la mascota, si los dueños adoptan una actitud tranquila que se transmita al perro, esa seguridad se la transmitirán.

La llegada de otro animal

Por algún tiempo tu perro ha vivido con su familia humana pero si llega otro animal a la casa, sobre todo un cachorro que quiere jugar con él y no tiene los ánimos de hacerlo, hará que tenga estrés; pero esto no quiere decir que nunca podrán convivir, sólo es asunto de darles tiempo para que los dos se acostumbren a su compañía y procurar que tengan momentos a solas por separado.

Los castigos

Lejos de corregirlos por haberse portado incorrectamente, castigarlos con regaños, golpes o sin comida, los perros se sentirán peor, de hecho pueden desarrollar otros problemas aparte del que ya hicieron. Lo mejor es educarlo de manera tranquila para que note qué comportamiento debe tener en ciertas circunstancias.

Jalones en el cuello

Evita siempre, al sacar a pasear a tu perro, darle jalones con la cadena, pues lejos de que te obedezca o aprenda a caminar pacíficamente, sólo aumentan sus niveles de ansiedad, además de aprender que salir a caminar deja de ser placentero. No utilices collares de castigo porque obviamente lo lastimas y el perro desarrolla emociones negativas al usarlo. Lo mejor es usar una pechera y que evites los jalones.

Correas cortas

Ya es incómodo para el perro no poder ir al lugar que quiere por tener una correa en el cuello, no hagas más angustiante su paseo con una correa corta, pues así se siente encerrado; lo recomendable es usas una correa que mida mínimo 2 metros de largo para que pueda caminar libremente.

Extraños

Muchos perros son amigables y cariñosos con sus dueños, pero si las caricias y apapachos los recibe de una persona desconocida, estará invadiendo la intimidad de tu perro y ya sabemos cuál será el resultado. Evita que se ponga agresivo alejándolo discretamente de las personas que lo hostigan, pero tampoco hay que ser groseros.




Mirar a la calle todo el tiempo

Con frecuencia pensamos que dejar que nuestro perro mire por la ventana o por la puerta principal todo el día es una manera de que no se sienta encerrado, pero al contrario, si se la pasa mirando por ahí sentirá frustración por no tener al alcance todo lo que está viendo: no salir a correr con otros perros, ver que alguien extraño se acercó y no puede ahuyentarlo, olfatear algo que vio. Evita ese estrés en él cubriendo la ventana y aléjalo, algunos veterinarios recomiendan poner música tranquila para que se relaje y no se aburra.

Quedarse afuera

La única familia que tiene tu perro eres tú y los demás habitantes de la casa, si lo excluyes cuando ustedes ríen, comen, platican y hacen otras actividades, tu mascota además se pondrá triste porque es un animal que socializa por naturaleza. Intégralo a algunas actividades dentro del hogar para que se sienta parte de la familia.

Aburrimiento

Una mascota que no hace ejercicio, que está todo el tiempo encerrado y vivir en las mismas condiciones altera sus nervios, pues no hay nada nuevo. Permítele caminar por nuevos rumbos, olfatear cosas nuevas y hacer ejercicio con él todos los días para que su mente despierte y no tenga estrés.

La misma comida siempre

Nos han dicho que los perros siempre deben comer alimento adecuado para ellos, así que siempre les damos croquetas, pero es bueno variar su alimento para no hartarlo con lo mismo todos los días. Pregunta a tu veterinario qué otras opciones puedes encontrar.




Comentarios

comments

Agregar comentario

Haz clic aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *