Series & Tv

¿Por qué nos siguen gustando Los Simpson?

Imagen: Facebook Los Simpson
Imagen: Facebook Los Simpson

Han pasado ya 27 años de su aparición, las temporadas se estrenan, los hechos importantes quedan plasmados, los personajes siguen amarillos y a nosotros nos siguen gustando Los Simpson… ¿por qué?

Unas cápsulas pequeñas que iniciaron con pocos minutos como relleno entre programas se volvieron, con el paso de los años, un fenómeno conocidísimo que más tarde se transformó en serie con capítulos de 20 minutos, posteriormente tuvo juegos de mesa, videojuegos, parque de diversiones, vajillas, papelería y demasiados artículos en venta porque, aun cuando no todas las personas los ven, sí sabrán que un personaje de piel amarilla pertenecerá a esa serie de dibujos animados muy popular.

Quizá seas de los que dicen que las últimas temporadas ya no dan risa y estaría de acuerdo contigo; hay televidentes que se preguntan por qué los nuevos episodios de Los Simpson hasta flojera dan, sin embargo, en el momento en que vemos la repetición de temporadas anteriores, es inevitable dejarle a ese canal para divertirnos con las aventuras de Homero, Marge, Bart, Lisa, Maggie y todo Springfield, tal vez, por las siguientes razones:

La primera es la sátira al estilo de vida y aunque abiertamente se dice que la burla es a la sociedad estadounidense, cada episodio aborda una problemática social y apreciamos cómo la comunidad ficticia de la serie la recibe, eso en automático nos hacía vernos reflejados porque, aun cuando no se vive en el mismo contexto, las relaciones humanas suelen ser similares en ciertas circunstancias, entonces los chistes, las peleas y demás actitudes nos hacen sentir identificados.

Por otra parte, los chistes en esta serie siempre eran ágiles; los expertos en guionismo aplaudían la fluidez con la que la historia corría, la manera de rematar los comentarios o de introducir a los personajes; esto gustaba a la audiencia, a quien no le importaba que hubiera extraterrestes, peces de tres ojos o payasos asesinos, sabíamos que la historia, aunque ilógica, era verosímil.

De la mano del guion viene la actualización de los sucesos, lo que nos da un sentido de cercanía con los personajes y aquello que sucede en el mundo simpson. La tecnología, la discriminación, estrellas del rock y el pop, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la legalización de la marihuana, los movimientos feministas, la contaminación; todo eso que tenemos tan presente y tan actual son material para Los Simpson que nos atrae como espectadores; incluso se ha dado el caso en que esta serie “predice el futuro”, es decir, sucede algo en su historia que es hasta ese momento imposible y tiempo después pasa en la vida real, sin olvidar todas las referencias que hace a películas, canciones y otras series.

 

Y es que Los Simpson son simplemente un clásico, sus capítulos se han transmitido por tanto tiempo que sabemos que nos van a divertir, no importa cuánto los hayamos visto ya, sus elementos son garantía de entretenimiento (a pesar de que esto signifique falta de contenido para la audiencia); puede ser por rutina tal vez, pero sus episodios noventeros son capaces de hacernos soltar el control de la televisión. Tan clásicos son que se vuelven tradición, como ver la telenovela en la cena o el reality show los domingos

Programas como este, que logran trascender con los años, se transmiten de generación en generación, así, los adolescentes que fueron atrapados por la serie hace 15 años y que posiblemente hoy tienen hijos, sobrinos o primos menores, transmiten su gusto a los más pequeños por ver a la familia amarilla. Tendrás tu propia opinión acerca del porqué nos siguen gustando Los Simpson, porque es un hecho que se volvieron parte del imaginario social de muchos países.

 

 

 

Comentarios

comments