Infantil

Cómo afrontar el primer día de clases de tu hijo (tanto para padres como para hijos)

FotorCreatedkids

El primer día de escuela tal vez sea más difícil para los padres que para los niños. Te ayudamos a superarlo.

En la vida nos enfrentamos constantemente a cambios y uno de los primeros es comenzar la escuela. Tienes que vestirte con uniforme, pasar tiempo lejos de casa, lejos de las caras a las que estás acostumbrado, de tus juguetes y enfrentarte a niños nuevos, maestros y horarios que no te son familiares. No es fácil, sobretodo porque es la primera vez nos enfrentamos a una separación y debemos aprender a adaptarnos a una nueva situación.

Este cambio no sólo es difícil para los niños, sus padres también lo sufren y es uno de los primeros duelos que se viven con un hijo, el primer momento de aceptar que tiene necesidades diferentes una independencia mayor y tienes que soltarlo un poco para que empiece a aprender por sí mismo.

La reacción que tendrá tu hijo en su primer día de clases puede ser impredecible: quizás llore o se desprenda fácilmente, quizás le guste, quizás te extrañe… Te damos algunos consejos para saber manejar el tema con tu pequeño, contigo y con tu pareja.

 

Hazlo sentir grande. Es un gran cambio y tiene que entender que es un paso que debe dar porque ya es un niño grande. Esto es algo que tú también debes entender, está creciendo y lo has preparado para este momento en el que no necesite que estés detrás de él todo el día.

La novedad es algo bueno. Niños nuevos en la vida de tu hijo significan nuevos amigos y muchas aventuras y juegos para divertirse. Podrá compartir momentos muy bellos con otras personitas de su edad. Tú debes prepararte para ayudarlo a compartir sus cosas y sus pensamientos con los demás. Es un momento para socializar y tú también puedes apoyarte con las madres de los compañeritos de tu pequeño.

Transmite seguridad y respeto. Haz que tu hijo esté consciente del lugar en el que va a estar y de los maestros con los que estudiará durante el curso. Esto lo ayudará a sentirse confiado y a salvo. Tú puedes hablar con los profesores y explicarles cómo es tu hijo, si tiene alguna necesidad de atención en particular y preguntarles cómo puedes ayudar a que el cambio sea más fácil. Haz todas las preguntas que quieras y necesites, recuerda que los maestros han pasado por este proceso muchas más veces que tú.

Responsabilidad. Este es el momento en el que tu hijo debe empezar a ser más cuidadoso con su higiene. Hazle saber que tendrá más responsabilidades y manéjalo como algo positivo, nunca como un castigo, de esta manera aprenderá a cuidar de sus cosas, de su aspecto, de su salud y se fortalecerá su autoestima con la creación de hábitos. Dale la importancia que merece, para ti el kinder o la primaria no serían difíciles pero cada pequeño logro que cultivan es impresionante para su edad y su desarrollo, debes asegurarte de que sea responsable con sus deberes y empezar a fomentar disciplina. Siéntete orgullosa y hazle saber que su esfuerzo importa mucho.

Compartan experiencias. Si le cuentas sobre tus experiencias más agradables y tus anécdotas más chistosas de cuando ibas en el colegio, tu hijo se sentirá confiado al enfrentarse al primer día del ciclo escolar y fomentarás que te cuente todo lo que ha pasado en su día. Por otra parte, si lo acompañas hasta la puerta, pasas por él, le ayudas a hacer sus primeras tareas y pasas tiempo de estudio con él, lo relacionará con sentimientos positivos y le agradará ir a la escuela.

No lo compares. La mayoría de los niños lloran durante los primeros años de su educación en la escuela cuando deben separarse de sus papás. No te des la vuelta a consolarlo, por más difícil que sea para ti, él tiene que lidiar con la separación solito. No lo compares con otros niños que no lloran y de camino a la escuela, asegúrale que estarás ahí al final de la jornada y podrán pasar mucho tiempo juntos en la tarde.

Prepárate para un día feliz. Empezar el día con el pie derecho, alegre, sin prisas y con todo preparado ayudará a todos a disminuir el estrés. Un buen desayuno especial y nutritivo, buenos deseos y un ambiente tranquilo les ayudará a todos a enfrentarse a este día. Es un día especial que recordarán por mucho tiempo. Hagan de él algo formidable.

Comentarios

comments