Infantil

¿Qué hacer en caso de tu hijo sea víctima de bullying?

fotorcreatedbull

Enfréntate al bullying y ayuda a tu hijo a hacer lo mismo.

El acoso escolar o bullying es un problema tan grande que ha llevado a varios niños y adolescentes a sufrir episodios de depresión e incluso considerar el suicidio. Los niños que son acosados en la escuela suelen ser víctimas de amenazas, rumores, ataques físicos o verbales y la exclusión de alguien de un grupo. ¿Qué debes hacer si tu hijo es una víctima?

Como siempre, lo más importante es la confianza. Tienes que trabajar en crear un canal de comunicación en el que tu hijo se sienta cómodo contándote sus problemas. Si tu hijo es una víctima te tienes que comprometer realmente a ayudarlo para resolver la situación y tomar en cuenta sus deseos y preocupaciones para que confíe en ti.

Hazle saber que no es culpable. Explícale que hay personas que tienen problemas para tratar a los demás y que no hay nada de malo con él. Algunos acosadores o agresores simplemente repiten las conductas que ven en su casa o que han sufrido en diversos ambientes, si encuentras la manera de que tu hijo empatice con su agresor, encontrará una importancia mayor en la bondad y el cariño con el que trate a las demás personas.

Investiga a detalle lo que está ocurriendo. Anima a tu hijo a que te cuente todo lo que pasa en su día y no lo interrumpas. Deja que hable de sus sentimientos, los miedos que pueda tener y las reacciones que tiene frente a su agresor.

Habla con sus profesores y ponlos al tanto de la situación, pide que te ayuden a investigar lo que está ocurriendo para que el acoso termine.

Todos los niños reaccionan diferente pero debes asegurarte que tu hijo sepa que la violencia no es la solución. No estimules agresión ni comportamientos vengativos en tu hijo, enséñale que la violencia no se resuelve con más violencia.

Platícale anécdotas para que sepa lidiar con su acosador en la escuela. Practiquen técnicas para responder al agresor y hablen de alternativas paras disminuir el problema. Ignorar al agresor, por ejemplo a ver si se aburre al no obtener reacción alguna y deja de molestar.

Si el acoso continúa acude a las autoridades necesarias y pide su apoyo para tomar las acciones correspondientes. Quizá ponerte en contacto directo con los padres del agresor no sea la mejor idea, ya que no sabes sobre su situación familiar y el tipo de personas que son, para el niño podría ser lo más normal del mundo el agredir a alguien porque es como es tratado en su casa. Para eso, los profesores sirven como puente de comunicación y como mediadores. Permite que hagan lo que les corresponde.

Mantén la calma siempre, muéstrate tranquilo y seguro frente a tu hijo para darle la seguridad que necesita. Si tu hijo se da cuenta de que confías y crees en él y en que puede salir de la situación porque es fuerte, inteligente, bondadoso y justo, actuará como tal.

Involucra a más integrantes de la familia para que muestren apoyo a tu hijo y le ayuden a superar el trauma que puede ocasionar el acoso. La mayoría de las personas, tanto niños como adultos, tienden a aislarse cuando se enfrentan a un problema de este tipo. No presiones a tu hijo para hablar de sus problemas frente a los demás pero demuéstrale que en casa y en su familia tiene un grupo de apoyo con el que podrá contar siempre que lo necesite.  


También podría interesarte:

¿Cómo detectar trastornos mentales en nuestros hijos?

Cómo enseñar a tus hijos a organizar sus tareas escolares [Que no te llegue el domingo en la madrugada haciendo tareas]

Comentarios

comments