Infantil

¿Qué hacer si mi hijo aún orina la cama?

FUENTE: http://www.mipediatraonline.com/
FUENTE: http://www.mipediatraonline.com/

Se conoce como enuresis cuando un niño de cinco años o más, moja la cama sin causa orgánica que lo justifique; esto puede sucederle durante el día, la noche o ambas.

Es uno de los trastornos más frecuentes durante la niñez y uno de los más frustrantes, pues se estima que  entre los 2 y 4 años de edad, los niños son capaces de conseguir su control de vejiga o esfínteres.

¿Por qué sucede?

Comúnmente se relacionan con la poca producción de la hormona antidiurética durante el sueño, ésta todos la producimos durante la noche, misma que nos permite aguantar sin ir al baño. Por otro lado, también está asociada a no poderse despertar para orinar, la herencia o genética, género, mayor producción de orina debido a consumir líquidos antes de acostarse,   estreñimiento crónico o por problemas psicológicos, como conflictos familiares, escolares o emocionales, tales como los celos por el nacimiento de un hermano.

La genética interviene, porque se ha comprobado que cuando uno de los padres sufrió este problema,  existe un 30% de posibilidades de que su hijo también lo padezca y, un 50% si lo fueron ambos padres.

De igual manera, se ha visto que esto es más común durante la niñez en los hombres que en las mujeres, mientras que en la adolescencia sucede de manera igual y, en mayores de dieciete años las mujeres  son más recurrentes a esto. Una posible explicación a lo anterior está vinculada a que las mujeres maduran antes que los varones durante edades tempranas; sin embargo, no se ha encontrado una explicación a ciencia cierta del por qué sucede en este orden.

¿Cómo apoyar y ayudar a mi hijo?

Antes que todo se debe recordar que la enuresis es involuntaria, por lo tanto no se tiene que castigar o ridiculizar  al niño. Procure transmitirle al hablar con él que no tiene la culpa de esta situación, pero pueden solucionarlo trabajando en equipo.

Después de hacer énfasis en el trabajo de equipo, es necesario establecer algunas normas que se deben seguir:

  • El niño no debe utilizar pañal durante la noche, ya que limita la sensación de estar mojado o de tener la vejiga llena.
  • Hacer que el niño se responsabilice de sus actos y de lo que conlleva hacerse pipí en la cama. Es necesario que el niño ayude a cambiar las sábanas y/o ponerlas en la lavadora, así como tenderlas.
  • Evitar darle de beber líquidos por la noche y antes de acostarse.
  • Llevarlo al baño antes de acostarse.

¿En qué momento es necesario ir con un especialista?

  • Si su hijo sigue mojándose de día o de noche después de los 5 años, es necesario ir al médico antes de los 7 años.
  • Si la enuresis aparece después de no haberse orinado al menos durante 6 meses seguidos.
  • Cambios en la cantidad o en el número de veces que orina al día.
  •  Si la enuresis es por causa orgánica, es decir, por infección en vías urinarias, algún problema genético del sistema urinario, estreñimiento, etc.
  • Dolor, escozor o dificultad para orinar. Si su orina es turbia, maloliente o con sangre.
  • Si asocia estreñimiento o encopresis (se hace “popo”en la ropa).
  • Si no tiene ninguno de estos problemas, pero aún así moja la cama, estamos ante una enuresis nocturna, si se presenta

 Soluciones y Tratamientos  

  • Entrenamiento de retención o vejiga:

El entrenamiento de la vejiga puede ayudarle a su hijo a retener la orina por más tiempo. Primero debe Anotar la hora cada vez que su hijo orine durante el día; después, calcule el tiempo que transcurre entre cada ida al baño. A los dos o tres días, trate de que su hijo espere 15 minutos más antes de usar el baño. Es decir, si su hijo por lo general va al baño a las 3:30, hágalo esperar hasta las 3:45 p.m.

El punto de este ejercicio es prolongar lentamente y de manera progresiva el tiempo de espera. Se debe tener paciencia pues el entrenamiento de la vejiga puede tardar varias semanas, incluso meses en dar resultado.

  • Alarma de humedad:

Básicamente, hay tres tipos: alarmas que llamamos timbres conectadas al cuerpo, timbres inalámbricos, y el tipo “campana y sensor”.

El timbre conectado al cuerpo se coloca en la pijama del niño. La alarma tiene un cable unido a un pequeño sensor de humedad que se coloca en el interior de la ropa interior, cerca de los órganos sexuales. Ésta suena en reacción a la primera gota de orina como resultado de un circuito eléctrico cerrado.

Las alarmas o timbres inalámbricos, son aquellas que utilizan un transmisor de radio colocado en la placa de sensor en la parte inferior del abdomen , cerca de los órganos sexuales del niño. Hay un receptor de radio en la alarma que se encuentra adherido al pijama del niño o junto su cama . Cuando el niño moja la cama, las ondas de radio se transmiten desde el transmisor al receptor, activando de esta manera la alarma .

Las alarmas de campana y sensor se componen de dos partes: la unidad de control (alarma) y un sensor de plástico , que se coloca en la cama bajo las sábanas. El sensor está unido a la alarma por un alambre fino, que no molesta al niño mientras duerme.

Por otro lado, cabe señalar que existe tratamientos farmacéuticos que disminuyen la producción de orina por la noche, cuando  la alarma no puede utilizarse. Sin embargo, son frecuentes las recaídas al suspenderlo pues se crea una codependencia a él, de igual manera se pueden presentar síntomas como vómitos, diarrea, dolor de cabeza o adormecimiento.

Si tu hijo presenta enuresis no dudes en consultar a un especialista y apoyarlo en todo momento, recuerda, esto sucede de forma involuntaria y es común entre los niños

También te interesará leer:

 

 

 

 

 

Comentarios

comments