Infantil

Tips para hacer que tus niños coman aun cuando no quieran

Tips-ninos-comida_MAIN

Intentar que un niño coma cuando no quiere, parece imposible de lograr, pero no es así.

La mayoría de los niños tienen una etapa en la que no quieren comer, ni si quiera probar bocado alguno aun cuando sea su comida favorita. Hasta cierto punto es normal, dicen los expertos, pero eso también puede desatar una batalla entre papás e hijo, o abuelitos contra nieto, depende quien lo esté cuidando y alimentando.

Algunas de las razones porque un pequeño no quiere comer, pueden ser:

  • Por enfermedad.
  • Por algún trauma.
  • Disminuye la velocidad del crecimiento.
  • Alta sensibilidad al olor, textura o color del alimento.
  • Por hiperactividad.
  • Simplemente uno es el que piensa que está comiendo menos, cuando no lo es.

Antes de alarmarte y salir corriendo al médico por alguna de las razones anteriores, puedes intentar que coman sin forzarlos, más bien, de una manera diferente.

Aquí algunos Tips:

Sírvele porciones pequeñas: Recordemos que los niños comen en relación a su tamaño, aunque tú creas que no quedará satisfecho con la pequeña porción del tamaño de su puño, si lo hará; quedará satisfecho.

Cambia la percepción de la porción: Esa misma porción pequeña, sírvela en un plato más grande, así creerá o percibirá que le serviste una menor cantidad y se la terminará.

Comer en familia: Los niños desde muy temprana edad, van adquiriendo los hábitos de los adultos, así que si le permites y fomentas comer con la familia, el pequeño asimilará la conducta de los demás.

Evita que coma con cansancio: A pesar de que los niños gozan de mucha energía, llega un momento en el cual se cansan. Evita darle de comer en ese momento, ya que cuando se cansan, el apetito disminuye.

Sustitución de alimentos: No es necesario que el niño coma de todo, eso es mentira, lo importante es que consuma una porción de cada grupo alimenticio. Tanto a niños como adultos, hay cosas que no nos gustan y que no estamos dispuestos a comer. Si no le gustan las lentejas, puedes cambiarlas por arroz, y si las espinacas no las acepta, intenta darle brócoli, o viceversa.

Integrar poco a poco los alimentos: Las verduras son lo último que prefiere un niño, así, puedes mezclar un tipo de verdura con las frutas, y poco a poco ir dejando menos fruta, para que así se familiarice con el sabor de la verdura y la pueda comer bien.

Haz juegos: Qué tal jugar “ahí va el avión….” y zaz, abre la boca y entra una cucharada de papilla. Para eso tendrás que hacer una voz un poco boba, pero funciona!

Deja que ayuden en la preparación: Como dicen, de la vista nace el amor, y si aparte de ver ayudan, eso les abrirá el apetito.

Si notas que tu peque se está animando a comer un poco más, sigue estimulándolo, pero si por el contrario, notas una disminución, acude a su pediatra.

Recuerda que los consejos no sustituyen las consultas con su médico.

Comentarios

comments

Agregar comentario

Haz clic aquí para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *