Deportes

Frontón callejero, un deporte de barrio que sobrevive

FotorCreated1

El frontón puede ir de, una forma de pasar las tardes a competir en torneos internacionales.

Por toda la Ciudad de México, en parque, deportivos públicos y espacios deportivos, hay grandes muros en los que jóvenes principalmente juegan frontón. Y una “cancha oficial” ni siquiera es necesaria, con una buena pared y una pelota de tenis es suficiente para jugar este deporte famoso en los barrios de la CDMX, no confundir con el frontenis, en ocasiones también conocido como frontón, en el cual además se necesita una raqueta, de hecho el nombre frontón, se refiere más bien a la cancha y no al deporte en sí, pero así es como por años se ha identificado por lo que se puede considerar como su nombre no oficial.

El frontón callejero tiene esta denominación no solo por jugarse en las calles, sino para tener sus propias reglas, solo hace falta que los jugadores que vayan a jugar decidan que vale y que no, sin seguir ninguna clase de reglamento, por lo general va acompañado de una apuesta que siempre hace más atractivo cada encuentro. El juego tiene origen español que se popularizó en los barrios de la ciudad a principios del siglo XX y que se ha mantenido vigente a pesar de competir contra deportes más populares como el basquetbol o el futbol que de igual manera se pueden jugar fácilmente en las calles. El frontón consiste en golpear con la palma de la mano una pelota de tenis (no necesariamente de esta clase pero que sea de un material que rebote) hacia una pared mientras que el otro jugador debe hacer lo mismo antes de que la pelota rebote dos veces el suelo, se puede jugar en dos equipos de parejas o individual.

En cada colonia de la Ciudad de México hay grupos que se juntan por las tardes para jugar frontón, siempre hay uno o dos que lo juegan mejor y contra los que nadie quiere jugar, hay quienes apuestan y quienes no pero al final el punto es divertirse con un deporte que por más de un siglo se ha practicado en nuestro país.

 


También te interesará leer:

Comentarios

comments