Tendencias

¿Cómo ha cambiado la CDMX desde el terremoto de 1985?

terremoto1985

La Ciudad de México no es la misma urbe que era hace 31 años.

La más grande catástrofe que ha ocurrido en la historia de nuestro país es el terremoto del 85, desde ese momento las cosas no fueron las mismas para los habitantes de esta ciudad, cualquier persona de menos de 31 años no lo vivió y aquellas menores de 40 difícilmente lo recuerdan, pero como país es un suceso que sigue son ser olvidado y gracias al cual los movimientos telúricos son un asunto importante para los capitalinos.

Después del 19 de septiembre de 1985 el miedo hacia este fenómeno natural se incrementó, para los habitantes de esta ciudad, los temblores se volvieron un acontecimiento que los hace recordar o pensar en ese día, es por eso que mucha gente ha crecido con temor a que se repita una situación como esa y sufren mucho cada que la tierra se sacude, y se ha transmitido esta respuesta a las generaciones que no lo vivieron.

Pero el miedo no es lo único que creció posterior al 85, las precauciones también aumentaron. Se ha creado a partir de esa fecha una red de la más alta tecnología para la detección de los temblores, no es posible predecirlos pero si se pueden detectar minutos antes de que se manifiesten, para lo cual existen 167 estaciones sísmicas distribuidas en todo el país que pertenecen al Servicio Sismológico Nacional (SSN), además, independiente de este, se cuenta en la CDMX con el sistema de alerta sísmica, proporcionado por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C., una asociación civil fundada en 1986 que desde 2010 desarrolló este sistema en el que por medio de 8 mil 200 altavoces distribuidos en las 16 delegaciones de la ciudad, se emite un sonido de alarma 50 segundos aproximadamente antes de que inicie el movimiento, siempre que el sismo sea mayor a 6 grados en la escala de Richter. Las alarmas también se han combinado con los avances tecnológicos y ahora es posible tener una aplicación en nuestro celular que nos alerte de un terremoto o hasta enterarnos al instante por las publicaciones en redes sociales de quienes lo sientan primero.

La arquitectura también se modificó a partir del 85, el sismo provocó la caída de muchas construcciones y debilitó muchas otras más, por lo que desde esa fecha se han vuelto más estrictos los parámetros que debe cumplir una edificación para ser aprobada. Las casas construidas en los últimos 31 años son mas livianas, más flexibles y hay más cuidado en verificar el tipo de subsuelo en el que se va a construir, esto también pasa con los edificios, que ahora se construyen pensando específicamente en formas de disipar la energía que lo sacudiría en caso de un temblor y para lo cual se deben colocar amortiguadores que soporten el movimiento pero que no dañen la estructura, porque no solo es importante que un edificio quede en pie sino que sufra el menor daño posible.

A pesar de la tragedia que significó el temblor de 1985, por lo menos trajo consigo las precauciones con las que contamos hoy y el nivel de conciencia que existe hacia este tipo de fenómenos naturales, y nos preparó para soportar mejor todos los sismos que han ocurrido en estos 31 años y los que vendrán después.

 

 


También te interesará leer:

Comentarios

comments