Tendencias

¿Es suficiente pedir perdón por la Casa Blanca para mejorar la imagen de presidencia?

df

Aunque no lo califica como un acto fuera de la ley el presidente de México pide una disculpa por uno de los escándalos en los que se ha visto envuelto.

El día de ayer se suscitó algo que tal vez pocos habrían esperado, el presidente Enrique Peña Nieto, se disculpó por el caso de la Casa Blanca. Durante la promulgación de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción el día de ayer, el mandatario sorprendió al ofrecer disculpas por el error, como él lo llamó, de adquirir el inmueble. El gobernante aseguró: “En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente; por eso. con toda humildad les pido perdón”.

La disculpa es al mismo tiempo oportuna e inoportuna, por un lado la hace durante un evento cuyo objetivo principal es combatir la corrupción y en el que tiene relevancia la llamada Ley 3 de 3 que pretende conseguir que los funcionarios públicos (incluido el presidente) hagan de dominio público sus declaraciones de intereses, patrimonial y fiscal. Aunque después de casi dos años del destape público de la compra de la propiedad ya mencionada y de una disculpa en 2015, un discurso de este tipo no tiene el mismo efecto ahora como lo hubiera tenido hace un año.

c60718130

El sexenio de presiente Peña Nieto ha estado lleno de altibajos, muchos dirían que más bajos que altos, en especial porque ha sido marcado con hechos lamentables como estudiantes desaparecidos, maestros inconformes con una Reforma que se han manifestando por meses y la caída del peso frente al dolar.

El pedir perdón pudo haber sido un pequeño movimiento político o una estrategia para mejorar la imagen personal tan dañada y atacada que ha tenido el presidente no solo desde el inicio de su gestión, sino desde que era candidato e incluso gobernador del Estado de México. A dos años de que termine su sexenio se podría pensar que aún no es tarde para que mejore aunque sea un poco la impresión que tenemos los mexicanos de él, pero para conseguirlo puede que haga falta más que una disculpa.



//

Comentarios

comments