Guru del Sexo

Guia de sexo anal para parejas heterosexuales

FotorCreatedsexa

//

¿No sabes por dónde empezar? Aquí te lo decimos

El sexo anal es, para muchos, un tema tabú pero es una práctica que se da en la naturaleza, además recuerda que en la sexualidad, la exploración, creatividad y placer juegan un papel muy importante. Se considera un comportamiento sexual de riesgo ya que los tejidos anales son muy vulnerables y se deben tener cuidados especiales de higiene. Hay una gran concentración de terminaciones nerviosas al rededor del orificio anal, lo que lo convierte en una zona erógena y muy placentera para hombres y mujeres.

Lo primero en esta guía es el consentimiento. Al tratarse de una zona de riesgo, debes hablar con tu pareja sobre lo que espera, quiere y los límites de lo que no le gustaría intentar durante la práctica.

Higiene. Se trata de una zona muy delicada en tu cuerpo por lo que debes tener ciertos cuidados higiénicos antes de intentar insertar algo en él. Se recomienda que la persona a ser penetrada, evacue antes del encuentro y cualquier objeto a ser insertado debe estar perfectamente limpio. El limpiar la zona externa suele ser suficiente, sin embargo algunas personas consideran un enema.

Lubricación. El ano posee poca lubricación por lo que es necesario lubricarlo. Asegúrate de tener las uñas cortas para evitar rasgaduras del tejido y lavarte las manos antes de poner lubricante con base acuosa en el orificio anal.

Preparación. Si es la primera vez, la inserción de objetos debe ser gradual. Comienza insertando un dedo y deja que el cuerpo de tu pareja se acostumbre a él antes de avanzar. Puedes hacer algunos movimientos e insertar un segundo dedo hasta que el orificio se adapte hasta poder insertar el pene. De otra manera, será un proceso doloroso y traumático para ambos, además de peligroso ya que las rasgaduras pueden provocar infecciones y otros problemas de salud.

Estimulación. El ano responde mejor a estímulos de presión; hay distintas formas de estimular el ano: oral-genital (rimming), penetración anal con un vibrador, dedo o pene y por último la estimulación durante el coito.

Protección. Si bien, durante el sexo anal no hay riesgo de embarazos no deseados, no hay ningún impedimento para contraer una enfermedad de transmisión sexual por lo que los preservativos son necesarios. Siempre.

 

A muchas personas les da miedo intentar esta práctica. Si ya tomaste la decisión con tu pareja de intentarlo, se debe estar en un estado de relajación ya que sí es algo doloroso pero se convertirá en una gran satisfacción. Tómense su tiempo, es todo un proceso de exploración y no hagan nada con lo que no se sientan cómodos.


También podría interesarte:

Nuevo lubricante de marihuana que está revolucionando el sexo

La culpa es el peor enemigo del placer. Guía para no sentir culpa al disfrutar tu sexualidad

Comentarios

comments