Teatro

Bar Nostalgia: decadencia y placer en el Helénico

portada

El Bar Nostalgia abrió ayer sus puertas. Un arrabal del que uno no quieres salir no porque no pueda, sino porque no quiere. El Nostalgia, lugar que no sabemos si de verdad es un bar, un circo o un sueño donde nos atrevemos a hacer aquello que no haríamos despiertos,  prendió las luces para atraparnos con la sensualidad del sadomasoquismo y la música.

Apenas se apagan las luces del teatro, la música comienza y aparece ante los ojos un conejo rosa, tierno y suave sólo en apariencia, porque esa es la introducción a una hora de dolor que se disfruta, de imágenes sexuales prohibidas, aunque lo prohibido es lo más rico e interesante.

Danzas que cautivan con sus delicados movimientos o con agresivos trazos mientras un látigo te atrapa en todos los sentidos, que amarra a las bailarinas y que con su fuerte chasquido asusta incluso al público que está en la parte de arriba del Helénico, porque su punta alcanza a hombres y mujeres por igual.

Elvis cantará uno de sus temas mientras más personas son castigadas lenta y dolorosamente, lo que no significa que no lo disfruten. Es el rey, siempre lo ha sido y se presenta en el Nostalgia para que no se le olvide a nadie; no hay voz más sensual que la del rockero que murió hace ya varias décadas.

Todo es perfecto y a la vez imperfecto en Bar Nostalgia, atrapa todos los sentidos para hacernos reflexionar sobre qué es lo bello, contada la mayor parte con danza; nos hace cuestionar si aquello que consideramos “feo” o “grotesco” lo es en realidad o es sólo nuestra opinión, pues alguien más lo encontraría “hermoso”.

En esta obra podremos ver al cuerpo humano como un objeto para usar, maltratar, apreciar, cuidar o destruir según la mirada de quien lo aprecie; es una forma también de admirar la belleza del cuerpo y sus diferentes maneras de disfrutarla.

Esta puesta en escena que es maravillosa para los ojos (mis ojos), es la materialización de una idea de la directora Marisol Cal y Mayor, con música completamente original (¡qué música!) de León Felipe Tapia y con las actuaciones de la propia directora, Héctor Ortiz (acreditado por la BBC de Londres como el mejor imitador de Elvis Presley en América Latina), Mary Patricia Koyack Salas, Leonardo Villa, Milena Pitombo, Salvador Petrola y Dionisia Fandiño Ortiz. Y quisiera nombrar especialmente a las encargadas de la escenografía e iluminación Adriana Ruiz y Marisol Cal y Mayor por dejarme maravillado.

Tienes que visitar Bar Nostalgia, que estará los martes del 28 de junio al 13 de septiembre en el Teatro Helénico, a las 8:30 pm.

Dirección: Av. Revolución #1500, colonia Guadalupe Inn, en la Ciudad de México.

Costo: $200

bar nostalgia 1

bar nostalgia 2

bar nostalgia 3

bar nostalgia 4

bar nostalgia 5

bar nostalgia 6

bar nostalgia 7bar nostalgia 8

 

Comentarios

comments