Teatro

Sánchez Huerta, una historia de suicidio infantil

sanchezport

El viernes por la noche fue el estreno de una obra en el Teatro Milán que desde la presentación ya me había dejado intrigado y que no me decepcionó: Sánchez Huerta, una producción de Mónica Garza y dirigida por Benjamín Cann, con un texto de Claudia Ríos.

La función comenzó a las 8:30 de la noche, pero media hora antes llegaron los invitados del equipo de trabajo, entre ellos, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, la conductora Patricia Chapoy, el crítico de televisión Álvaro Cueva y la actriz Zuria Vega; entre otros. Aquello pintaba para ser una función abarrotada.

Suspendido sobre agua, un salón de clases solitario, deprimente, es el escenario donde se pueden apreciar butacas vacías y un pizarrón con el nombre de una niña de 12 años que se suicidó: Eva Alicia Sánchez Huerta. La familia, su maestra y la madre superiora del internado en el que estudiaba se preguntan cuál pudo ser el motivo para que un suceso tan triste como ese hubiera ocurrido.

Para encontrar una respuesta, cada personaje buscará a un culpable sin pensar en que cada uno fue responsable, de alguna forma. Sánchez Huerta muestra cómo hay una desconexión cada vez más fuerte entre las personas que más atención deberían tener de nuestra parte, la familia. En un punto de la obra el público se conmueve al grado de dejar escapar una lágrima, por que inevitablemente nos preguntamos “¿eso lo he vivido en casa?” Con vergüenza uno responde “sí”.

Las actuaciones son intensas y hasta dan miedo, pero no en mal sentido, sino de una manera que preocupan, asustan, afligen. Cada actor y actriz tiene momentos en los que la intensidad se apodera de ellos. Es impactante ver el trabajo de dirección.

El agua, un elemento que siempre está presente resulta estética en el escenario por los reflejos que lanza a toda la escenografía, pareciera que es un elemento simbólico: la angustia ahoga a todos los involucrados, es como si les faltara el aire y tuvieran la presión sobre ellos. Están en un ambiente al que no están acostumbrados, en donde ahora es difícil andar.

Estar en una función de Sánchez Huerta es tener una invitación a reflexionar acerca de nuestras relaciones con la familia, además de tener presente una problemática social muy presente pero invisible: el suicidio infantil. Al terminar la obra, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera mencionó que según el INEGI, de mil 562 niños y niñas que se entrevistaron, 451 pensaron alguna vez de su vida en suicidarse y 162 lo intentaron.

Sánchez Huerta estará en la cartelera de teatro durante 12 semanas, con actuaciones de Roberto Sosa, Ana Karina Guevara, Mónica Dionne, Damayanti Quintanar y Socorro Miranda. Te recomiendo ampliamente que vayas a verla.

Horarios:

  • Viernes: 8:30 pm
  • Sábados: 6:00 y 8:15 pm
  • Domingos: 5:00 y 7:15 pm

Dirección: Lucerna #64, colonia Juárez, en la Ciudad de México.

Ana Karina Guevara y Damayanti Quintanar
Ana Karina Guevara y Damayanti Quintanar
Mónica Dionne y Ana Karina Guevara
Mónica Dionne y Ana Karina Guevara

DSC00241

DSC00261

DSC00265

DSC00270

Comentarios

comments